Uno de los principios de la permacultura es encontrar la riqueza en los bordes, donde la vida florece y los opuestos se funden para alcanzar su máximo potencial. En este evento, herbalistas, abuelitas, comunidades indígenas, niños, científicos y todo tipo de amantes de plantas se encontraron en las aguas termales de Costa Rica para disfrutar el sueño lucido de vivir en la Naturaleza, por la Naturaleza, a través de la Naturaleza, invocando un simple y gran recordatorio: somos Naturaleza.

Ella es la voz del río, ella es el canto de las nubes, ella es el canal para descubrir los secretos de los pajaros. Una mujer ancestral nos canta hoy una melodía luminosa. Guadalupe Urbina, representando la vida pura de Costa Rica.